(Publicado en el blog antiguo el 7 de Julio de 2008)

Por Jose S. Cabrera Pérez

No solo hay un solo tipo de bisexualidad, cada persona vive su bisexualidad de forma diferente y la descubren de manera diferente, con sus particularidades y características personales. Yo propongo tres formas de bisexualidad, teniendo en cuenta como la orientación bisexual esta “estructurada”:

a) Bisexualidad bilateral: es cuando la bisexualidad va dirigida hacia los dos sexos por separado, nunca mezclado; es decir, nada de tríos con ambos sexos o con personas con rasgos físicos masculinos y femeninos al a vez.

b) Bisexualidad unilateral: también llamada bisexualidad técnica; es cuando la parte heterosexual y la parte homosexual de la bisexualidad va dirigida a una misma persona por su ambigüedad; me gusta como hombre y mujer a la vez, por ejemplo cuando va dirigida a transgéneros.[1]

Considérese el caso de Jane, nacida varón empezó con el tratamiento de reasignación de género a los cuarenta, y que continua viviendo con su esposa, con quien se caso cuando era varón todavía (John), Mary su esposa se considera heterosexual … aunque define su intimidad sexual con su pareja Jane como algo intermedio entre lésbica y heterosexual.

c) Bisexualidad mixta: también llamada pansexualidad, es cuando se presenta la bilateral y la unilateral a la vez; no solo hombres y mujeres sino géneros mixtos, híbridos, borrosos, andróginos, y géneros contradictorios.

Según Rinna Riesenfeld hay 9 formas de bisexualidad:

  • 1. Bisexualidad de vitrina: los bisexuales de vitrina son las personas que “tienen tantos miedos introyectados y prejuicios que no pueden ni siquiera fantasear con un sexo distinto del que acostumbran. Al percibir como destello un sentimiento de atracción, se asustan y lo reprimen. Solo a la distancia viven su bisexualidad. Son, por ejemplo, los que observan desde la vitrina o detrás del vidrio protector, sin involucrarse en la realidad ni en la fantasía con esa parte bisexual que, según temen, puede acarrearles problemas.”

“En una cultura represora y bifóbica, para mucha gente es difícil concebir que les pueda gustar en medida alguien de sexo distinto del que predomina en su vida. Aunque bien puede sentir ganas, no se dan oportunidad ni siquiera en la fantasía.”[2]

  • 2. Bisexualidad fantasiosa: hay personas que solo son bisexuales en la fantasía, es decir, que fantasean con los dos sexos aunque en la práctica solo mantienen relaciones sexuales con un solo sexo. No siempre las fantasías se quieren hacer realidad. De todas formas este tipo de bisexualidad no convierte a la persona necesariamente en bisexual, simplemente es un vestigio de la bisexualidad inherente que todo ser humano tiene. Por eso hay muchas personas que se consideran bisexuales aunque en la realidad solo hayan tenido contacto con un solo sexo, no obstante vivir este tipo de bisexualidad a veces es frustrante.
  • 3. Bisexualidad periódica: es, según Renne Riesenfeld, aquellos bisexuales que tienen periodos de tiempo en que son heterosexuales exclusivos y después periodos de homosexualidad exclusiva; pero no como un episodio de experimentación o específica en un momento dado, sino que la orientación va desplazándose de un lugar a otro en periodos de tiempo más o menos largo.
  • 4. Bisexualidad simultánea: aunque la sociedad generalmente cree que los bisexuales son personas que necesitan de los dos sexos a la vez para estar satisfecho completamente, la mayoría de los bisexuales no son así; y los que lo son, los llamados “bisexuales simultáneos”, es decir, que  mantienen dos parejas y/o amantes de uno y otro sexo o mantienen pareja o amante de un sexo y recurren a la fantasía para con el otro sexo, siempre al mismo tiempo.

Katchadourian (1992) dice que los bisexuales, (cometió el error de generalizar), dicen sentir necesidad por relacionarse con los dos sexos y por eso a veces se les llaman CA. CD. (corriente alterna, corriente directa, AC/DC en inglés), en nuestro medio se le conoce como “bicicletas”, o sin problema de estacionamiento. Master y Jonson (1987) describieron un subtipo de bisexuales que denominaron “ambisexuales”, que se trataba de personas que practicaban sexo con ambos sexo sin preferencia alguna y que nunca han tenido relaciones sexuales serias; Gagnon (1980) lo llamo “indiferencia sexual”. En 1995 el sexólogo mexicano Andrés Castuera partió de la teoría freudiana de la bisexualidad innata para conceptualizarla como la “no preferencia sexual”; él explica que la palabra preferencia tiene que ver con elegir una de las dos opciones: heterosexualidad u homosexualidad. En la bisexualidad no se elige, sino que ambas están presentes. Para Castuera, la bisexualidad no se adquiere sino se pierde; mediante esta pérdida se da la inclinación preferente hacia un lado o hacia otro. Renne Riesenfeld entre otros especialistas, afirman que la bisexualidad es más común entre mujeres y/o lo llevan mejor, o al menos son capaces de llevarla mas o menos estable durante toda su vida, no como los varones bisexuales que se siente mas oprimido por parte de las mujeres heterosexuales; en cambio una mujer bisexual no resulta repulsiva para el hombre heterosexual, incluso diría que para la mayoría todo lo contrario, les excita.

“Para las mujeres parece ser mas fácil oscilar entre ambos sexos. La mayor aceptación social de las manifestaciones de afecto entre mujeres les ayuda a reconocer una posible inclinación homosexual que no anula su parte heterosexual, y para ellas no es tan difícil reconocer la atracción hacia los hombres aun cuando estén comprometidos en una relación amorosa con otra mujer.”[3]

  • 5. Bisexualidad experimental: son personas que quieren saber como es la práctica sexual con personas del sexo contrario al que están acostumbrados; por curiosidad y ganas de experimentar. Para algunos la exploración los lleva al descubrimiento de su bisexualidad.
  • 6. Bisexualidad momentánea: Riesenfeld se refiere a la gente que en algún periodo, empujada por diversas necesidades, se vivió como bisexual. No se sabe si algún día se va a repetir o no, pero hoy en día ya no lleva una vida bisexual, al menos no en la acción.(…) quedan excluidas de esta categoría las personas con intención de poner una fachada social.
  • 7. Bisexualidad circunstancial o situacional: es lo que es conocido vulgarmente como “homosexualidad accidentada”; es decir, cuando personas de un mismo sexo están conviviendo juntos: durante la guerra, en la cárcel, en barcos,… algunas personas descubren su bisexualidad tras haber practicado sexo con personas de su mismo sexo y otras siguen siendo heterosexuales.
  • 8. Bisexualidad especifica: es cuando un heterosexual u homosexual se enamora de una persona de su mismo sexo si es hetero, o del contrario si es homosexual, pero no porque haya descubierto que le gustan las personas de ese sexo, sino solo le gusta esa persona de sexo contrario a su orientación sexual habitual; solo es ese chico o chica.
  • 9. Bisexualidad alternante: son los que alternan con ambos sexos, en pareja y/o relación sexual ya sea en la fantasía o en la realidad. A diferencia de la bisexualidad simultanea, estos no necesitan de los dos sexos a la vez al mismo tiempo, pueden estar con un solo sexo y después pasan al otro. No suelen tener predilección especial por ningún sexo.

En un foro un chico le explicaba a otro, que es eso de ser bisexual

CCL (su nick):

No sé si eso es polémica, eso de ser bi, pero me gustaría saber vuestras
opiniones. Y si en el grupo los hay, que digan algo también.
No sé qué pensáis, pero si alguien me dice que es bi, me da espina. No es que le deprecie, pero el ser bi me suena a no sé qué, que ni es el uno, ni el otro, no sé qué es. Me da miedo establecer relaciones con un bi porque me da inseguridad…

Pindsvin (el nick del chico bisexual):

“Bueno a ver por donde empiezo

Yo soy bi, es decir, me gustan los hombres y las mujeres; en resumen me gustan los seres humanos; tengo mis preferencias tanto en cuanto a mujeres como en cuanto a hombres y hay temporadas que me va mas un hombre que una mujer, pero que yo sepa en ningún momento he podido decir, soy gay o soy hetero. Soy bi.

No se si es suerte o desgracia. Dicen que tengo mas “mercado” o “ancho de banda”… el caso es que ni tengo novio ni tengo novia. Pero bueno, a lo mío, se que hay gente que cuando les dicen, soy bi, les da mala espina. Tenemos mala prensa, incluso entre los gays y lesbianas. La mayor parte de la gente cree que somos incapaces de tener una relación estable y monógama porque necesitamos las dos cosas ( léase un hombre y una mujer) para satisfacer nuestras “necesidades”.

Puede que haya alguno/a que sea así, pero mi experiencia es la contraria. Yo lo que quiero es una persona. Como algunos dicen, tengo la suerte de que el hecho de que esa persona sea hombre o mujer no me afecte. Pues bueno, si es así, tengo suerte.
Tengo la mala suerte de haber sido rechazado en una ocasión por la persona a la que más amaba en aquel entonces por el hecho de ser bisexual. Aunque luego hubo rectificación por su parte (para curiosos, el que me rechazó era un gay), mi corazón ya estaba roto y nunca podré amarle como le amaba.

Hay muchos gays y lesbianas que son intolerantes hacia el o la  bisexual. Tienen miedo, y como la mayor parte de las veces, se debe a la ignorancia. Somos personas, como todos los demás, que queremos encontrar a alguien a quien amar y que nos ame.
Parece mentira que a los gays y lesbianas haya que recordarles este tipo de cosas.
Pero siempre ocurre que el perseguido y marginado no solo no aprende la lección sino que cae en los mismos errores de quien le ha marginado, porque ha vivido dentro de ese modelo tanto tiempo y con tanta intensidad que ya no sabe comportarse de otro modo.

Vale me he puesto catastrófico y exagerado, lo se, ¿pero para empezar el debate no esta mal no? espero que esto ayude a que gente como CCL pierdan el miedo… si, en efecto te podrás encontrar con bisexuales que te la peguen con otra (el caso de los que sean gays) o con otro (en el caso de las que sean lesbianas), pero que tu novio/a sea gay o lesbiana, o hetero no es ninguna garantía de fidelidad o de felicidad. Un bisexual no tiene por que ser ni más ni menos crápula ( u honesto) que un gay, lesbiana o hetero. Insisto, parece mentira que no hayamos aprendido el error de los heteros de caer en la homofobia y eso se repita en una bisexual-fobia, o como se llame.”

De todas formas clasificar distintos tipos de bisexualidad es una actividad harto difícil, ya que existen tipos intermedios y formas mixtas; si ya de por sí es difícil hablar de heterosexualidad y homosexualidad ya que cada uno es un mundo; pues imagínense clasificar a l@s bisexuales… pero lo tenemos que hacer lo mejor posible para poder comprender mejor la (bi) sexualidad; no pretendo que estos términos sean utilizados coloquialmente, solo es el esfuerzo intelectual (psicológico, medico, sexológico) para descartar cualquier patología, ya que sin querer, tendemos a sospechar de toda sexualidad que se aleja de la heterosexualidad como algo patológico; porque por desgracias llevamos interiorizado, como lo ha llamado la feminista Adrienne Rich, la “heterosexualidad obligatoria”.

Nota: Cuando me defines, me niegas, pues no puedes abarcar con una definición todo lo que soy como persona. Esto me aliena y me reprime.

Hay personas que tienen relaciones sexuales con ambos sexos, pero solo con uno de ellos se relacionan además de forma afectiva-emocional; personas que se han enamorado fuera de su orientación sexual habitual, sin llegar al acto sexual; otras personas son bisexuales en la imaginación y autoimagen, bisexualidad abstracta; también l@s hay que mantienen relaciones sexuales con ambos sexos y se enamoran indistintamente por personas de ambos sexos.

“El descubrimiento erótico que aporta la bisexualidad es la revelación de la sexualidad como un proceso de crecimiento, transformación y sorpresa, no un estado del ser estable y plausible de ser reconocido” de Marjorie Garber.

La pansexualidad.

La pansexualidad (los llamados pansexuales) es una orientación sexual humana, caracterizada por la atracción estética, romántica o incluso sexual por cualquier otra persona, independientemente de su género. Por lo tanto, la pansexualidad es la orientación sexual de las personas que no se sienten identificadas con la dicotomía hombre/mujer que implica la bisexualidad. En ocasiones, se dice que la pansexualidad es la capacidad de amar a otra persona independientemente de su género. Algunos pansexuales afirman que para ellos el sexo y el género son conceptos vacíos de significado o que no tienen importancia.

A pesar de su orientación sexual sin distinciones entre géneros, algunos pansexuales pueden sentir preferencias por otras personas, como por ejemplo transexuales u otros pansexuales.

Desde de mi punto de vista, como ya comente, la pansexualidad es una forma más de bisexualidad; realmente no creo que sea otra forma diferenciada de la bisexualidad propiamente dicha, sino mas bien otra forma de bisexualidad que va mas allá de los géneros.

En un estudio realizado por la socióloga feminista Paula C. Rodríguez Rust, publicado en el Journal of bisexuality les pedio a 917 personas que dijeran como definían su identidad sexual entre las que destacaron: pansexual, pansensual, polisexual y ambisexual; de todas formas la socióloga recogió mas de treinta definiciones.

Parece ser que las personas no monosexuales, es decir, las personas no heteros y no gays/lesbianas se identifican de diferentes maneras y no siempre como bisexual, ya que según muchas de ellas piensan que la palabra bisexual reducen bastante su sexualidad, como lo explica una chica bisexual: “La palabra Bisexual es muy pequeña para describir lo que podemos sentir ya que ser bisexual es la capacidad de erotizarte no sólo con los dos géneros o los dos sexos que nos dicen que existen.  También nos gustan aquellas personas que no entran en estas categorías. Puede ser que te erotice sólo lo masculino o sólo femenino pero sin importar si son hombres o mujeres.  Puede ser que el género de la persona sí te importe y te erotice, pero te gustan todos o más de uno.  La bisexualidad puede ser homosexualidad y heterosexualidad al mismo tiempo.  Pero también puede ser ninguna de estas dos preferencias, puede ser otra nueva con características diferentes.  Hay bisexuales que al mismo tiempo se sienten gays, lesbianas o bugas.  Por supuesto que habemos  bisexuales que nos sentimos bisexuales.  En conclusión: la bisexualidad es diversa, como la misma diversidad sexual. Podríamos decir que existen bisexualidades diversas.”[4]

Sub-formas de ser bisexual

Fue el comunicador y observador de la conducta sexual Alberto Hernández, quien propuso el término heteroflexible y homoflexible para definir “mejor” la conducta sexual de las personas. Heteroflexible es la persona  que se siente atraída por personas de los dos sexos. Pero se siente más atraída por personas del sexo opuesto. Homoflexiblees la persona  que se siente atraída por personas de los dos sexos. Pero se siente más atraída por personas del mismo sexo.

Ambisexual, término que utilizaron los sexólogos Master y Jonson (1987) (véase bisexualidad simultánea), ambisexual es la persona que se siente atraída por los dos sexos. Su atracción sexual es de igual intensidad por ambos sexos y siempre; generalmente no mantienen relaciones serias. Pansexual  es la persona que se siente atraída por los dos sexos. Además de personas (hombres y mujeres) transexuales, travestis e intersexuales; y Bisexual (propiamente dicho): Persona que se siente atraída por personas de los dos sexos. A veces se siente atraída por hombre y a veces por mujeres, o mejor dicho, a veces prefiere hombres y a veces mujeres.

Realmente todos son bisexuales, lo único que utilizan términos diferentes para describir mejor su sexualidad. De las cuatro definiciones puestas, seria la “pansexual” la única que podría ser otra orientación sexual diferente de la bisexualidad propiamente dicha, ya que tiene muchas cosas en común con la bisexualidad para ser catalogada como subtipo, pero también se diferencia lo justo para poder ser nombrada a parte de ésta.

También, como se hizo con las personas bisexuales de sospechar de que eran gays que decían ser bisexuales para “liberarse” de la patologización sexual y demás, también se ha hecho hincapié en las personas pansexuales, como personas bisexuales que no quieren asumir su bisexualidad para no formar parte de la comunidad LGTBI, ya que no se menciona la “P”; y así escabullirse de relacionarlo con el mundo gay. Como siempre cualquier forma de sexualidad y de género -relativamente-  “nuevas”, se le intenta tachar de… o decir que son unos…; quizás podría ser debido a que la gente no le gusta replantearse otra vez el organigrama sexual/genérico y tener que incluir otras formas en su esquema cognitivo, y más aun cuando esa nueva palabra define muy bien tu propia sexualidad y/o género; aunque menos mal, no siempre es así, hay gente que se lo toma muy bien ese nuevo concepto, lo hace suyo y lo grita,o les gustaria gritar a los cuatro vientos.


[1] En este caso me refiero con la palabra “transgénero” ha una persona transexual no operada o preoperada

[2] Renne Riesenfeld. Bisexualidad. La persona bisexual. Pág. 105-106

[3] Renne Riesenfeld. Bisexualidades. Pág. 88

[4] “Dialogo entre una bisexual y un gay”.  Por: Natalia Anaya, Ericka Villegas y Antonio Hernández. Opción BI