image Hay un vacío que parece saltar a la luz cada vez que una persona con cuerpo de hombre y genitales de mujer aparece embarazad@ en los medios como es el reciente caso de dos estadounidenses. Estas personas no solo se exponen a la aceptación social sino que a la hora de inscribirse en los registros se encuentran con limitación al tener que decidir sobre las opciones ‘hombre’ o ‘mujer’ en el apartado de ‘sexo’. Los avances y la visión psicológica sobre el tema.

image Thomas Beattie, es estadounidense y su imagen recorrió el mundo con su primer embarazo en 2008. Ahora espera su tercer bebé junto a su esposa Nancy. Beattie, antiguamente conocido como Tracy, nació mujer pero se sometió a una cirugía en 2002 para la reconstrucción de senos y también recibió terapia con testosterona, aunque mantuvo sus órganos reproductivos con la esperanza de algún día tener hijos. En tanto, el tercer caso en el mundo de un ‘hombre embarazado’ lleva el nombre de Scott Moore quien espera un varón.

image Scott Moore y Thomas son una pareja gay de California. Ambos son varones intersexuales, es decir, nacieron con sexo biológico femenino, aunque posteriormente acomodaron sus cuerpos a su identidad de género masculina. Están además legalmente casados, pese a ser una pareja gay, gracias a que Scott sigue figurando como mujer en los documentos. Ahora Scott, que a diferencia de Thomas mantiene genitales femeninos, ha quedado embarazado.

Por su parte, Scott quedó embarazado gracias a la donación de esperma de un amigo de la pareja. La pareja tiene ya dos hijos, Gregg, de 12 años, y Logan, de 10, fruto de una relación anterior de Thomas. ‘Ellos me llaman ’dad two’ (papá dos)’, comentó Scott a los medios. 
Al igual que otras parejas intersexuales Scott y Thomas afrontaron las censuras y el acoso a sus hijos, como es el caso de Logan, al ser criticado por tener dos padres. ‘Pero ahora ya ha aprendido a hacer frente a los acosadores. Les dice ‘a lo mejor vos tenés un problema con mis dos papás, pero yo no, así que a mí no me hacés daño’’, comentó  Thomas a la prensa.image

Desde Estados Unidos, John Wilkerson,  counselor en sicología y especialista en áreas relativas al Gender Identity Disorder (GID)  contó a Artemisa Noticias que ‘en las personas que son diagnosticadas con GID hay una identificación persistente con el otro sexo. Las opciones de tratamiento pueden ir tan lejos como la cirugía de reasignación de género. Los códigos de ética en los Estados Unidos requieren que los pacientes que deciden someterse a una cirugía de cambio de sexo primero deben hacer una terapia de largo plazo, de aproximadamente un año, antes de que se lleve a cabo la intervención quirúrgica.’

‘Transgendered’ se utiliza, según Wilkerson, como ‘una especie de paraguas que describe todas las variables de género de las personas incluyendo transexuales, así como otros que no conforman las normas sociales típicas de varón y mujer’. La intersexualidad, como lo explica Morgan Holmes en ‘Intersex: A Perilous Difference’ (Intersexual: una diferencia peligrosa) demuestra que hay más nacimientos de intersexuales de los que se conocen pero éstos son tratados como emergencias médicas y la cirugía correctiva es muy comúnmente aplicada en estos casos, citó el especialista estadounidense a Artemisa Noticias.