¿Alguna vez llevaste el trabajo a tus vacaciones? ¿Sabes bien lo que es trabajar doble turno sin paga extraordinaria? Los hábitos de los adictos al trabajo, o workaholics, pueden ser difíciles de quebrar por el hecho de que son vistos como virtudes en muchos ámbitos.

Sin embargo, tienen la capacidad de causar serios problemas en las relaciones, de dañar tu salud e incluso de acabar con tu carrera a causa de un agotamiento temprano.

Sigue, sin un orden particular, los siguientes pasos para recuperar adictos al trabajo y mejorar la calidad general de tu vida.

 

Paso 1. Ten una conversación con quien debas

El primer paso, para recuperar a un adicto al trabajo, es discutir una agenda más flexible con tu supervisor. No digas que te consideras un adicto al trabajo o que quieres establecer tus prioridades fuera del trabajo, ya que tu jefe podría interpretar estos puntos como signos de debilidad. En cambio, explícale que necesitas un poco más de tiempo para encauzar ciertas cuestiones de tu vida personal. Esta pequeña y sutil diferencia podría salvarte el empleo.

 

Paso 2. Concéntrate en tus objetivos a largo plazo

A través de los años, puedes llegar a perder el contacto con tus verdaderas aspiraciones. Es por esto que es importante, mientras intentas recuperarte de tu adicción por el trabajo, que te tomes un tiempo para reevaluar las cosas que más te importan, tanto en el plano personal como en el profesional. ¿Es ésta la clase de trabajo que quieres estar haciendo por el resto de tus días? ¿Tus objetivos incluyen un hogar, una familia, y otras experiencias específicas? Elabora tus decisiones a partir del tipo de vida que quieres en el futuro a largo plazo. No pienses en el día de mañana.

 

Paso 3. Deja de traer trabajo a casa

Tu jornada laboral deberá terminar en el momento que pones un pie fuera de la oficina, así que evita pasar las noches frente a tu laptop o hablando acerca del trabajo con amigos y familiares. Al mismo tiempo, es recomendable que dejes de responder llamadas telefónicas sobre negocios durante la cena. Necesitas establecer límites para todos, pero primero para ti mismo. Si bien las llamadas ocasionales relacionadas al trabajo son inevitables, no debes permitir que se conviertan en un hábito.

 

Paso 4. Recupera tus antiguas relaciones

Vuelve a alimentar aquellas antiguas amistades y permite que las personas que has desilusionado en el pasado sepan que las cosas ahora serán diferentes. Si te encuentras en una relación estable o tienes familia, asegúrate de pasar al menos 20 minutos de calidad al día con las personas amadas. Asimismo, deberás intentar hacer nuevos amigos, dado que tus círculos íntimos anteriores podrían haber iniciado o fomentado tu adicción.

 

Paso 5. Busca un hobby

No te dediques simplemente a mirar televisión y después a la cama cada noche después del trabajo. En cambio, llena tu tiempo libre de actividades divertidas, preferentemente que se realizan fuera de tu casa. Al mismo tiempo, en vistas de recuperarte de tu adicción al trabajo, busca que las conversaciones habituales de la oficina incluyan el tema central de tu hobby. Aparte de distraerte, esto hará que tus jefes recuerden que tienes asuntos personales que atender, y con un poco de suerte lo tendrán en mente a la hora de organizar la distribución de la carga laboral.

 

Paso 6. Mantén los compromisos sociales

Los adictos al trabajo necesitan organizar su tiempo libre al igual que lo harían cualquier día laborable, y ellos necesitan mantenerse apegados al plan. En consecuencia, asegúrate de hacer que el hecho de respetar los compromisos sociales se convierta en una cuestión de honor. Una vez que te acostumbres a organizar tu tiempo “social”, podrás sacar provecho de tu naturaleza compulsiva para mejorar tu vida personal llamando a tus amigos en forma regular y haciendo planes que luego deberás respetar para mantener en alto tu honor.

 

Paso 7. Comienza a ejercitar

Posiblemente estés necesitando una buena dosis de ejercicios, sobre todo si te has pasado los últimos años sentado todo el día en tu oficina. Después de todo, no se suponía que las comodidades de tu silla ergonómica te condujeran a otra parte. Además, la actividad física puede ayudarte a mejorar tu imagen, y ahora necesitarás algo más que tu empleo para proyectar tu autoestima. Como parte de esta guía para dejar atrás definitivamente tu adicción al trabajo, te recomendamos comenzar a practicar alguna actividad deportiva grupal, de modo que puedas interactuar con otras personas.

 

Paso 8. Come y duerme en forma regular

Pelear contra un hábito compulsivo puede llevarse buena parte de tu energía, lo que es motivo suficiente para que hagas un buen régimen de comidas y te asegures de dormir lo suficiente por las noches. Resiste la tentación de pasar por alto el desayuno y el almuerzo. Tu cuerpo necesita nutrirse, y esto tendrá repercusión sobre todas tus cuestiones laborales. Cuidar de tu salud física te ayudará a tener la fuerza mental para establecer un orden apropiado de prioridades.

 

Paso 9. Aprovecha los recesos

Asegúrate de tomarte todos los recesos posibles, incluyendo la hora completa del almuerzo. Los días de desayunar, almorzar, y cenar en tu escritorio se han terminado. Para sacar el mayor provecho de tus recesos, aléjate de las instalaciones de la oficina o empresa por un tiempo. El aire fresco y el cambio de ambiente te ayudarán a mantener una mejor perspectiva de las cosas.

 

Paso 10. Deja de ser perfeccionista

Al contrario de la creencia popular, los adictos al trabajo no siempre son tan apreciados por sus empleadores, dado que tienen la tendencia de controlar al milímetro cada emprendimiento y suelen trabajar demasiado duro para conseguir resultados exiguos. Es imperativo que dejes que las cosas sigan su curso. Deja de confundir los estándares de calidad de la empresa con los tuyos propios. A veces, un proyecto es lo suficientemente bueno, incluso cuando se encuentre demasiado lejos de la perfección.

 

Paso 11. Hazte prescindible

Como adicto al trabajo, debes haberte convertido en una pieza indispensable en la oficina, asumiendo todas las tareas posibles y rehusándote a compartir tus conocimientos. Esto hace que te sea imposible invertir tiempo en tu vida personal, ya que tus compañeros de trabajo te llaman cada vez que existe un problema. Este programa de recuperación de adictos al trabajo recomienda que aligeres tu carga laboral y entrenes a algunos colegas de modo que puedan llevar a cabo tus tareas si tú no estás. De esta manera, una vez que haya sonado la campana de salida, podrás desconectarte verdaderamente de tu trabajo.

 

Paso 12. Usa tu período de vacaciones

A esta altura, muy posiblemente hayas acumulado varios meses de vacaciones sin utilizar. Usa este tiempo para volver a ponerte en contacto con las cosas que más te importan. Si quieres, puedes viajar a un país que siempre hayas querido visitar. Esto te ayudará a separar tu vida personal de tu vida profesional. Al igual que el resto de los pasos para recuperarte de la adicción al trabajo, todo se resume a asegurarte que tu profesión funcione para ti, y no al revés.

 

Trabaja mucho y diviértete mucho más

Es importante que recuerdes que trabajas para vivir, y no que vives para trabajar. Si vives según este último principio, entonces la felicidad será algo extraño a tus días, y posiblemente el éxito profesional no alcance a llenar el vacío generado por su ausencia.