La mejor (y más dolorosa) de las soluciones 

La respuesta no es sencilla, pero como vimos, el volver a vivir juntos seguramente será la solución equivocada. En su lugar, se debería aprender a satisfacer sus necesidades con una sola persona.

Por cierto, si ambos están en una etapa sexual de “sequía”, es posible que a veces deseen juntarse. Nadie puede juzgar al otro, pensamos, y eventualmente, esto podrá ser una solución transitoria… pero siempre y cuando se desarrollen otras relaciones.

De hecho, si se permanece, todavía, enteramente dependiente de un ex para satisfacer las necesidades sexuales, no podrán borrarse el experimentar celos cuando la otra parte comience a gestar nuevas relaciones.

En estos casos, es decir si no se logra un comienzo de autonomía y se sigue dependiendo de la pareja para experimentar relaciones sexuales o tener una compañía del sexo opuesto, será muy probable que esta persona sí encuentre un sustituto, y que la relación, que en principio había finalizado en buenos términos, termine ahora de una forma amarga y haga que finalmente, no sólo no se puedan satisfacer las necesidades sexuales, sino tampoco las de dignidad emocional.

Por eso, nuevamente sin ánimos de juzgar, el consejo que podríamos darle, es frenar, inmediatamente, todo contacto sexual con su ex. Esto puede ser comparado con una curita adhesiva. Para sacarla bien, al igual que para terminar una relación, lo ideal es hacerlo rápida, completa y directamente, de modo que se pueda remover en un ciento por ciento. Por lo tanto, al igual que al tirar de la curita adhesiva, se debe hacer un tirón grande, y bien de repente.

La alternativa, será estirarla gradual y dolorosamente, durante un largo período de tiempo, para luego quedarse, además, con marcas que tardarán más tiempo en borrarse.

Una despedida puede ser dolorosa, pero casi siempre se hace para un bien, por una razón válida, y, generalmente, en un momento que suele ser demasiado tarde, y casi nunca muy temprano.

Cuanto más completa sea la separación, cortando todo contacto innecesario con su ex, más pronto se podrá comenzar una vida nueva.

Puede parecer doloroso, sin dudas, y de hecho es casi natural que se busquen los tonos medios como recurso para no sentir tan duramente el golpe. Pero como siempre, es el hecho de tomar un fuerte coraje para realizar los cambios lo que evita las complicaciones futuras.

Alejarse, para luego parar y comenzar otra vez, sólo prolonga la angustia, pues sólo se logrará volver a atravesar síntomas similares al efectuar la nueva separación de una relación que es, cada vez más, a más largo plazo.

Luego de vivir varios años con una persona, se puede experimentar una especia de “adicción” hacia la misma, en donde, por más que el amor se haya esfumado, parezca imposible vivir una vida sin contar con ella.

En estos casos, cortar TODO contacto sin dudas será difícil, duro, doloroso y requerirá una considerable dosis de capacidad de acción, pero será mejor para usted en el largo plazo. De hecho, Una vez que corte esta especie de “adicción” a su pareja, provocada por el largo período que han atravesado juntos, y ya pueda ser más independiente, podrá comenzar a vivir una vida nueva.

Incluso, volver a tener  sexo con su ex, por mayor necesario que parezca para su vida general, terminará siendo malo por las dos razones anteriormente expuestas, que volvemos a aclarar:

En primer lugar, si ahora se siente bien porque los resentimiento que se gestaron durante la vida de casados ya han desparecidos, sería muy probable que puedan decidir volver juntos.

Lo que vendrá en segundo término, será un nuevo enfrentamiento a medida que retornen las viejas sensaciones del pasado, pero, al separarse nuevamente, esta separación podrá ser incluso peor que la primera despedida, desde el hecho que el tiempo pasados juntos ha sido aún mayor (y con mayor cantidad de obstáculos sorteados).

Por eso, a menos que sea un masoquista que disfruta con el sufrimiento, el mejor consejo que desde aquí puede dársele, es atravesar el dolor pero siempre mirando al futuro. Por que además, si el sexo es malo nuevamente, muy posiblemente recordará muchos de sus viejos resentimientos y todo será mucho más trastornante y dificultoso.

La mejor apuesta, entonces, será una separación… completa, con una “política de manos libres”. Sólo así la relación terminará verdaderamente, y usted será capaz de comenzar una nueva y mejor vida, y conseguir salir adelante.