Manos Unidas, corazones lejanos, bolsillos rotos.

“en Murcia están surgiendo ahora familias cuyos miembros se quedan sin trabajo y esto supone un sufrimiento”, dicen

¿ Ahora? digo yo…

Y me pregunto: ¿ Porqué solo vemos hablar de Manos Unidas en TV y nunca lo hemos visto en la puerta de casa? Si encajamos con esa descripción entrecomillada, deberíamos sentir por todos los poros de la piel su apoyo, y su solidaridad.

Y no solamente en la camiseta de una empresa privada deportiva como es el Barcelona, que lo emplea como papel higiénico mediático una vez atraído el público parroquiano.

Lo que no veo es ningún plan que diga: Vamos a organizar la concesión de ayudas, de manera que como todos formamos parte del mismo barco, quien tenga necesidad tendrá ayuda.

Y punto.