El Principito

Bajo la mirada infantil e inocente del Principito, Antoine de Saint-Exupéry
realiza una crítica a la vacuidad de los tiempos modernos, y abre una puerta
a un mundo poético donde el hombre encuentra los principios necesarios para
hallar la armonía con el mundo y la paz espiritual.

Un libro imprescindible para cualquier amante de la Literatura. Una
lectura que nos inunda de serenidad, y hace que nos detengamos a
meditar sobre el rumbo de nuestra existencia. Una reflexión que nos
ayuda a salir de esta rueda que gira cada vez más rápido. Una llamada a
la sencillez frente a la creciente velocidad de nuestro ritmo de vida.
Un ejercicio de calma en medio de la tempestad.

"Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores."

"-¿Por qué bebes?
-Para olvidar.
-¿Para olvidar qué?
-Para olvidar que siento vergüenza.
-¿Vergüenza de qué?
-¡Vergüenza de beber!"

"-¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?
-Me sirve para ser rico.
-¿Y de qué te sirve ser rico?
-Me sirve para comprar más estrellas si alguien las descubre.
"Este, se dijo a sí mismo el principito, razona poco más o menos como mi borracho"."

"Sois bellas, pero estáis vacías. No se puede morir por vosotras. Sin
duda que un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece. Pero ella
sola es más importante que todas vosotras, puesto que es ella la rosa a
quien he regado. Puesto que es ella la rosa a quien puse bajo un globo.
Puesto que es ella la rosa a quien abrigué con el biombo. Puesto que es
ella la rosa cuyas orugas maté (salvo dos o tres que se hicieron
mariposas). Puesto que es ella la rosa a quien escuché quejarse, o
alabarse, o aun, algunas veces, callarse. Puesto que ella es mi rosa."

"No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."

Anuncios